Que dice el adicto en tratamiento:

“Para mí, la Cocaina y el sexo son una y la misma. Cada vez que me siento excitado sexualmente, mi cerebro inmediatamente piensa “Cocaina”.

La última vez que trate de dejar la Cocaina pensé que podría hacerlo sin renunciar a prostitutas y sesiones de sexo salvaje, pero, estaba totalmente equivocado.

Cada vez que me se excitaba sexualmente, lo único que podía pensar era en Cocaina. Esto me puso tan mal que llame a mi proveedor de droga, ya que el sexo sin Cocaina parecía poco interesante para mí, incluso francamente aburrido.

Creo que voy a tener que aprender todo de nuevo y especialmente cómo disfrutar del sexo sin prostitutas ni Cocaina, y no será fácil.

Pero a menos que pueda romper esta conexión entre el consumo de Cocaina y sexo, no veo cómo puedo permanecer libre de drogas durante mucho tiempo.

Ya no quiero seguir atrapado en este círculo vicioso de la Cocaina y el sexo por más tiempo, me siento como un perro que muerde su cola”.

Del mismo modo, un adicto homosexual masculino en recuperación, presento un patrón compulsivo al tener una maratón de 3 días con atracones de Cocaina Fumada que implicaron encuentros sexuales con acompañantes masculinos.

Pues resulta que durante las primeras semanas después de haber suspendido la Cocaina, se encontró con que los pensamientos sexuales y fantasías no se compensaban sin el uso de la Cocaina y viceversa, esto fue lo que sucedió en sus propias palabras:

“Para mí, la parte más difícil cuando trato de cortar con la Cocaina Fumada, es el aspecto Sexual implicado en el consumo.

Tan pronto como empiezo a recordar las experiencias eróticas que he tenido estando bajo el efecto de la droga empiezo a desear toda la escena de nuevo,

Las prostitutas y la Cocaina son muy difíciles de separar – tan pronto como me siento alterado sexualmente viene a mi pensamiento la Cocaina, y mi mayor miedo de renunciar a la Cocaina Fumada (paco o basuco) es que el sexo sin ella será simplemente aburrido.

Cada vez que he tratado de dejarlo en el pasado, después de algunas semanas de permanecer limpio me obsesiono de nuevo con fantasías sexuales y antes de darme cuenta, estoy en el teléfono con hablando con mi distribuidor.

La única manera de permanecer limpio es romper la conexión entre la Cocaina fumada y el sexo”