Alcohólicos anónimos no funciona: Antes que todo, este articulo refleja un punto de vista estrictamente personal y para muchos posiblemente no sea el enfoque correcto para dejar de tomar alcohol o consumir cocaina.

También, es importante aclarar que organizaciones como alcohólicos anónimos y narcóticos anónimos han ayudado a muchas personas a salir del infierno del alcohol y la adicción.

Sin embargo, muchos otros (mas de los que AA acepta), no han podido solucionar sus problemas con el alcohol o las drogas soportándose en este tipo de programas.

Este articulo esta dirigido a esas personas.

Porque alcohólicos anónimos y narcóticos anónimos fracasan

Creo que el entorno social y la ignorancia fueron los cimientos sobre los cuales creció mi gusto por el alcohol.

Posteriormente, la cocaína apareció como un accesorio perfecto, y en este punto todavía no estaba consciente que el alcohol era la raíz de muchos problemas serios relacionados con mi trabajo, mi familia y mi estado emocional.

Así que, mi adicción a la cocaína tuvo como antesala el consumo de alcohol ensalzado como algo socialmente correcto desde muy temprana edad.

Sólo hasta que el alcohol y la cocaína pusieron en grave riesgo mi integridad física y emocional, fue cuando comprendí que tal vez era el momento de hacer algo y lo primero que vino a mi mente fue asistir a alcohólicos anónimos.

Y así fue que comencé mi camino a través de los grupos de apoyo da AA y NA…

Ahora, después de 6 años sin tomar alcohol y consumir cocaína, creo saber por qué alcohólicos anónimos no fue la solución adecuada para mí.

Hoy, quiero compartir mis puntos de vista con otras personas que quizás estén pasando por la misma situación.

Advertencia

Si siente que en su caso, el programa de 12 pasos funciona, este artículo NO será una lectura especialmente agradable, en términos de lo que posiblemente desearía escuchar. Tampoco creo que vaya a ser útil para usted.

Si ese es su caso, no lo lea…¡¡

Aquí la idea no es crear resentimiento o confusión, ni concluir que definitivamente alcohólicos anónimos no funciona.

Tampoco tengo intención de intervenir con su proceso de abandonar el alcohol y/o las drogas.

Por el contrario, el objetivo es hacerle saber que no está solo/a, y que existen otros caminos que puede seguir, en caso de que NA o AA no esté funcionando para usted.

Comencemos …

Lo que yo considero como mitos absurdos en alcohólicos y narcóticos anónimos

El mito de la enfermedad

Existen estudios científicos que avalan el consumo excesivo de alcohol y las adicciones como un desequilibrio mas no como una enfermedad.

Aun así, no todos los casos de consumo de alcohol o consumo de drogas caen dentro de esta categoría y mucho menos en la categoría de “enfermedad”.

Decir que TODAS las personas que ACEPTAN que se comportan peligrosamente bajo los efectos del alcohol, beben a diario, o viven frecuentemente rumbas de varios días con cocaína son enfermas, es una suposición facilista y totalmente equivocada.

Esta etiqueta, lleva a las personas a eludir su responsabilidad y peor aún…

Como descubrimos que hemos estado “enfermos” no confrontamos los verdaderos motivos, ni asumimos nuestra responsabilidad en el hecho de haber elegido consumir alcohol o drogas.

El mito del consumo excesivo

¿En qué momento el consumo de alcohol o el consumo de drogas debe considerarse excesivo o peligroso?

En principio, el consumo de alcohol o de drogas en cualquier cantidad es excesivo.

¿Su cuerpo necesita alcohol para sobrevivir? ¿Necesita cocaína?

Y esto nos lleva al otro mito…

El mito del bebedor social

¿Existen los bebedores sociales? ¿Existen consumidores sociales?

Este es el mito más ridículamente difundido, dañino y aceptado como verdad absoluta en los grupos de alcohólicos anónimos.

Pero no solamente es una creencia absurda, también empeora el consumo, incrementa notablemente la intensidad de cada “recaída” y crea la sensación de ser una persona muy “enferma” con incapacidad de controlar su vida.

Pues, si otras personas pueden “controlar” su consumo de alcohol y yo no puedo, debe ser porque soy una persona muy “enferma” ¿cierto?

Lo cierto es que un “bebedor social” o “consumidor social de cocaína”, es sólo un bebedor y un adicto más.

Se diferencia de los demás solo porque no toma hasta perder el conocimiento o se va de rumba con cocaína durante toda una semana.

Los bebedores y consumidores “sociales” están expuestos a los mismos problemas que un alcohólico o adicto empedernido.

Sólo es cuestión de tiempo, tarde o temprano les llegará su “momento” independientemente de la cantidad de alcohol o cocaína que consuman.

La única diferencia, es el tiempo en que los problemas tardan en aparecer, o el posible desconocimiento que tienen sus familiares y amigos sobre su estado real relacionado al alcohol o la cocaína.

Muchos “bebedores y consumidores sociales” ocultan sus problemas, o tienen una doble vida, en la que la adicción y el alcoholismo son protagonistas.

Yo viví por mucho tiempo de esa manera.

Conclusión y alternativa

Generalizar el concepto de “enfermedad” en todos los casos de alcoholismo o dependencia a las drogas es una salida fácil que no funciona para todo el mundo.

No existe tal cosa como un bebedor social o un consumidor social, si usted necesita alcohol o cocaína para pasarla bien, es porque es ignorante acerca de sus nocivos efectos, no tiene la autoconfianza suficiente para decir no, o simplemente lo hace por razones que no ha podido identificar, pero en todo caso, diferentes a una “enfermedad”.

Acepte que su adicción es una decisión solo SUYA, confronte dichas razones, soluciónelas y terminado el problema.

Métodos y creencias de Alcohólicos Anónimos con las que no estoy de acuerdo

Los defectos de carácter propios de un alcohólico

De los mitos que más me irritaban en alcohólicos y narcóticos anónimos era la etiqueta con que los miembros más veteranos trataban de hacer “especiales” a alcohólicos y adictos.

Cuando me refiero a etiqueta, es que, todos tratan de crear una “identidad especial” de lo que es ser alcohólico o adicto.

Se oyen frases como “es que los alcohólicos o adictos somos tal cosa, hacemos tal otra, o nos comportamos de tal manera”.

Y este, es otro aspecto que lleva a eludir la responsabilidad de beber, maltratar a los seres queridos con nuestro comportamiento, o actuar peligrosamente dentro de nuestro entorno social.

Muchas personas que no beben, tienen las mismas emociones, sentimientos, deseos y problemas que cualquier integrante de un grupo de alcohólicos anónimos, pero no andan por ahí cagándose en todo el mundo y en sí mismos.

No existe tal cosa como una diferenciación, un estandarte o los especiales “defectos de carácter propios de un alcohólico o adicto” que los identifiquen o los hagan diferentes de cualquier otra persona que no recurre al alcohol o la cocaína para pasarla bien.

Los bebedores y cocainómanos, que hemos puesto a nuestros seres queridos y a nosotros mismos en situaciones peligrosas, vergonzosas, y de ruina económica, tenemos que confrontar dicha responsabilidad y arreglar lo que hemos dañado.

No hay nada heroico en aceptar y decir en una reunión “me llamo tal y soy alcohólico”, para luego de unas cuantas reuniones salir de juerga y hacer las mismas cagadas de siempre porque me pudieron mis especialísimos “defectos de carácter”.

En mi opinión, en vez de elegir la auto justificación y la autocompasión como si fuéramos personas “especialmente” incapaces de controlar nuestra vida, mejor buscar mecanismos para confrontarnos y descubrir las verdaderas razones de nuestro comportamiento autodestructivo.

Si no ha podido salir de su adicción a la cocaína con el método de 12 pasos y asistiendo a reuniones de narcóticos o alcohólicos anónimos, es porque usted no está tratado la verdadera causa del problema.

Es tiempo de confrontar y reconocer que no hay nada especial o parecido a los “defectos de carácter propios de un adicto” que le haga diferente de otras personas que no beben o consumen drogas.

Usted es tan capaz como cualquier persona de manejar su vida sin alcohol y cocaína. Sólo que hasta el momento no tiene el conocimiento o no está siguiendo la estrategia adecuada para hacerlo.

¿Fácil? Por supuesto que No.…¡ Pero mucho mas efectivo en mi opinión.

Conclusión y alternativa

Creer que un alcohólico o adicto a la cocaína es especialmente diferente a los demás, es sólo una excusa para no confrontar que es lo que está yendo mal en su vida.

La única manera de matar el monstruo en el armario, es abrirlo e iluminar en su interior para darse cuenta que tan solo es una elaboración de la mente, al igual que las ilusiones que la han llevado a beber y consumir drogas.

Pero si decide que su monstruo es “especial”, sólo le estará dando más poder sobre usted.

El poder superior

No nos engañemos, alcohólicos anónimos y narcóticos anónimos son grupos eminentemente religiosos.

En pocas palabras, en cualquier programa de AA o NA si o si, necesitara un poder superior que arregle su problema de alcoholismo o adicción por usted.

Por lo tanto, tendrá que pertenecer a alguna religión, para fortalecer su fe y creer sinceramente que solo un poder superior podrá devolverle el buen juicio como dice el segundo paso del programa.

En mi caso, esto creó un serio conflicto ya que rechazo totalmente la doble moral de las religiones occidentales especialmente la católica.

Así que, con este conflicto, nunca pude encontrar el camino ni las soluciones que otros encontraron en alcohólicos anónimos.

Haciendo un corte, quiero ilustrar este punto con una entre otras experiencias similares que viví en alcohólicos anónimos:

Como tenia conflicto con la religión, decidí leer no solo la literatura de AA sino también otros libros que me inspiraran a realizar los cambios que necesitaba en mi vida.

El libro de Juan Salvador Gaviota fue uno de ellos. Sé que es un libro que se lee en la secundaria, pero en mi caso era la primera vez que lo hacía y me impresiono su mensaje optimista y alentador a cerca de la vida.

Cuando compartí mis opiniones acerca del libro y lo recomendé como una lectura refrescante y motivadora en AA, fue como si hubiera hablado de la biblia negra en una iglesia católica.

Después de mí compartir, todos lo compartires (intervenciones que se hacen en el grupo de apoyo) se enfocaron en desvirtuar mi intervención y reafirmar el concepto de que la literatura de AA es la verdad ultima.

Fue algo aparentemente simple e inocuo pero muy desagradable debo decir.

Creo en Dios, y tengo un concepto personal acerca de él.

Y aunque supuestamente, no me debería importar lo que otros piensan o las religiones que otros sigan, para mí fue más difícil pensarlo que hacerlo.

Conclusión y alternativa

Los enredos con la religión y su fe son los primeros obstáculos importantes que usted tendrá que superar si quiere permanecer sobrio en un grupo de alcohólicos anónimos.

No hay tal cosa como un alcohólico anónimo ateo o de poca fe.

En primera instancia, usted debe pertenecer  y en segunda, ser practicante de cualquier religión para lograr la fe requerida en el programa de alcohólicos anónimos.

Si siente que esto es un problema para usted, existen alternativas igualmente efectivas para desarrollar el entorno espiritual apropiado para dejar el alcohol y/o las drogas, como la meditación, y otras disciplinas espirituales que no requieren seguir una religión en particular.

El voto de pobreza

Bueno, realmente no hay tal cosa como un voto de pobreza en alcohólicos anónimos

Sólo menciono este término para ilustrar lo que vi y sentí cuando asistí a AA.

Parece ser, que los cambios profundos sucedidos en cada individuo hacen que no sólo se pierda el entusiasmo por el alcohol sino por otras cosas de la vida.

Por ejemplo, durante casi 3 años conocí a varias personas que llevaban una difícil situación económica, pero durante todo ese tiempo nunca vi ningún un progreso ni la intención de componer ese aspecto de su vida.

Trabaje incluso con algunos miembros muy veteranos de alcohólicos anónimos que seguían el programa de manera brillante.

Ellos conocían la literatura de principio a fin, dirigían las sesiones de grupo y eran especialmente activos en la organización.

Pero a la vez, algunos eran increíblemente mediocres en su trabajo, no se comprometían con absolutamente nada diferente al programa y en todos los casos, terriblemente conflictivos.

Ahora, este perfil laboral se encuentra en todo lado, no solo en alcohólicos anónimos y posiblemente conté con mala suerte.

Sin embargo, si existía en ellos, algo común que los diferenciaba de los demás :

Absolutamente TODOS  justificaban sus errores con sus supuestos “defectos de carácter propios de un alcohólico”.

Por otra parte, en todos los grupos que estuve, no conocí un solo miembro veterano que estuviera desarrollando con entusiasmo un proyecto para mejorar su vida financiera, fuera de su programa.

Pareciera ser, que el programa absorbiera toda su energía y sólo vivieran para él.

Conclusión y alternativa

Existe una vida fuera de AA o NA.

Aunque la transformación interior es fundamental para dejar de beber y consumir drogas, creo que debe existir un equilibrio entre dicha intención y el desatollo de otros aspectos de la vida con entusiasmo y esperanza.

Es cierto que el consumo de alcohol y/o cocaína tienen raíces muy profundas que solo pueden ser arrancadas si realizamos cambios significativos en nuestros hábitos emocionales y de tipo espiritual.

Sin embargo, esto no necesariamente significa que usted deba renunciar a lo que realmente es, y ser apático o temeroso frente a otras cosas material y emocionalmente saludables que causen felicidad y motiven su vida.

El miedo permanente en los grupos de apoyo

Una de las bases fundamentales de alcohólicos anónimos son los grupos de apoyo.

Al comienzo, el grupo de apoyo me ayudó considerablemente a descargar todos mis sentimientos de culpa y compartir problemas muy personales que no me hubiera atrevido a revelar en otra situación.

Y este fue un paso importante en mi estrategia para dejar el alcohol y la cocaína

Sin embargo, llegue a un punto en el que no tenía realmente nada que compartir, aparte de las vicisitudes y problemas del día a día.

Fue entonces cuando comencé a escuchar con más atención las intervenciones de los otros miembros y me di cuenta, que definitivamente no deseaba seguir escuchando la misma mierda negativa y deprimente todos los días.

A medida que aumentaba mi tiempo de sobriedad, quería mejorar en otros aspectos no relacionados a la adicción, quería sentirme bien, optimista, iniciar nuevos proyectos, volver a ganar dinero… En fin, comenzar una nueva vida

Sin embargo, durante esos 3 años que permanecí en alcohólicos anónimos en muy raras ocasiones salí de una reunión con un estado de ánimo positivo.

Entonces, ya en ese punto y a pesar de estar sobrio, el grupo comenzó a tener un efecto totalmente opuesto a lo que yo pensaba que debería ser una recuperación integral y eficaz:

Parecía ser, que no podría mantenerme sobrio sin sentirme culpable, miserable, y con un constante terror a recaer.

Estos sentimientos, ocupaban una importante cantidad de recursos emocionales y de tiempo. Recursos que definitivamente no estaba dispuesto a invertir de esa manera.

Llegué a pensar, que, si la sobriedad significaba estar permanentemente en ese estado emocional, lo mejor sería seguir por el camino de antes y morirme borracho y colocado pero contento.

Es un patrón muy parecido al que utilizan muchas religiones para mantener a sus fieles:

“Si usted no se convierte, y sigue fielmente los preceptos que le dicta la religión, al morir arderá en medio de llamas y terribles tormentos por toda la eternidad”.

Similar a…

“La única manera de permanecer sobrio es con la ayuda del poder superior, si no lo hace de esa manera, terminará muriendo en el infierno de la angustia, la desesperación y la soledad”.

Aquí aclaro que de ninguna manera estoy subestimando los peligros del alcoholismo y el consumo de cocaína, muchas personas eventualmente mueren sumergidas en un mar de alcohol, drogas, desesperación y soledad.

Sin embargo, en mi opinión personal…

¿Por qué recurrir a un enfoque donde usted se siente como una mierda la mayor parte del tiempo?

¿Acaso la única manera de promover la sobriedad y sacar lo mejor de un individuo es el terror psicológico?

Ahora, No digo que no funcione. Es más, probablemente es lo que muchos necesitaran finalmente para dejar de beber o consumir drogas.

Conocí alcohólicos que se sentían muy cómodos en las reuniones, incluso los veía serenos, estaban sobrios desde hacia muchos años y eran tan conocedores del programa que ocupaban cargos importantes para cumplir la misión de transmitir el mensaje.

Al día de hoy, mantengo amistad con algunos de ellos, además, me parecen excelentes personas y los admiro por su perseverancia y la ayuda que prestan a otros.

Pero lamentablemente, el programa no funciono para mi de la misma manera…

Por lo tanto, al igual que el alcoholismo y la adicción, su recuperación se reduce a una cuestión de elección personal y la afinidad con un método que facilite su camino a la sobriedad, que en definitiva, es lo más importante.

Conclusión y alternativa

Considero que los grupos de apoyo son un mecanismo eficaz para tratar el alcoholismo y la adicción.

Sin embargo, no todos podemos adaptarnos a su dinámica.

Afortunadamente, no son el único recurso.

Existen otras alternativas igualmente eficaces en donde el miedo y la culpabilidad no son una herramienta indispensable para alcanzar la sobriedad.

La Efectividad del programa

¿Funciona AA y NA?

Pienso que sí, pero no con la tasa de éxito que ellos aseguran tener.

Aunque mi tiempo de permanencia posiblemente no signifiquen nada; durante esos 3 años no pude evidenciar el éxito que se a dado como sentado desde su inicios (aproximadamente el 50 % lo consiguen a la primera , el 25 % después de algunas recaídas).

De las 12 personas (variaban en número cada semana) que habitualmente conformaban mi grupo, solo vi en promedio 6 personas que asistieron regularmente durante esos 3 años.

Las demás eran nuevas.

Si contamos que cada mes, por lo menos entraban y salían en promedio 5 personas, entonces, la efectividad en ese grupo no superaba el 10% en un año.

Este dato es posiblemente irrelevante y estadisticamente nada representativo.

Sin embargo, fue lo que me llevó a pensar que teniendo en cuenta mis reservas frente al programa; mi permanencia en alcohólicos anónimos posiblemente no iba a ser tan exitosa a largo plazo como creí en un inicio.

Porque?

Porque sabia que nunca llevaría a cabo el programa, o en otras palabras, no era capaz de seguir la receta al pie de la letra.

Conclusión

Si lo vemos de otra manera, posiblemente, la efectividad es del 100% en aquellas personas que desarrollan completamente los 12 pasos.

Por lo que vuelvo y repito, lo importante aquí, es conseguir ser feliz a través de una vida equilibrada y en sobriedad…¡